Flores y semillas

Dentro de un proyecto como el nuestro, basado en una gran variedad de cultivos, hay que programar muy bien las fechas de plantación. Y conocer muy a fondo las duración de desarrollo de cada cultivo para poder organizar bien los espacios de la huerta, las rotaciones y las asociaciones que queremos.

Una de las labores más importantes que debemos conocer es cuándo florecen y cómo las distintas especies que plantamos, sobre todo si queremos obtener cada año semillas con que cultivar al año siguiente.

Borraja

Uno de los mayores gastos que podemos tener en la huerta es la compra de plantón y de semilla, sobre todo si, como en nuestro caso, las cantidades ya tienen un cierto nivel. Así pues la obtención de nuestras propias semillas nos permite muchas ventajas: ahorro económico; ahorro de tiempo, ya que podemos realizar los semilleros en el momento a nuestro antojo, y tener la planta disponible y en la cantidad que hayamos planificado.

Es, además, una forma estupenda de mantener y regenerar una enorme cantidad de variedades tradicionales y antiguas, y también de probar con otros cultivos nuevos que vienen de otros lugares.

En este momento en la Alholva estamos dejando florecer mizuna, rúcula, ruibarbo, borrajas y nabos para sacar las semillas. En unas semanas lo haremos con las espinacas, las acelgas y las cebolletas del año pasado.

Obtener semillas de calidad y en cantidad no es fácil, pero sí tremendamente reconfortante. Hay cultivos sencillos como los pimientos o los calabacines y calabazas pero en otros influyen muchos factores: distancia entre diferentes variedades; formas de polinización; limpieza y fermentado de las semillas; si son plantas anuales o bianuales… Para que conozcáis mucho más de este apasionante mundo os dejamos el pdf de un maravilloso manual editado por la Junta de Andalucía y os animamos a ensayar y conseguir vuestro propio banco se semillas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0